EL POLACO

(1990)

 

 

Porteño, flaco y rubio, te dicen “El Polaco”
Tal vez fuiste morocho y el alba te peinó,
Con lágrimas de luna, muy niño, en aquel patio
Dolor que en una orquesta de mirlos debutó.
 
Del sótano del alma te sobreviene el canto
El ángel del asfalto florece en tu temblor,
Y cuando el fueye arrea su vendaval de infarto
El tango es una curda poética en tu voz.
 
Tu cara de reloj de arena...
La ropa, que te duele en serio,
Tu gracia de afinar los versos,
Siempre fiel a la milonga 
De tus dichas y tus penas.
 
En éxtasis de amor troileano,
Los duendes del gotán no han muerto,
Roberto, prestáles tu misterio:
Que vibren, gocen, vuelvan, sufran y amen, che, Polaco,
Igual que vos.
 
Porteño, flaco y rubio, te dicen “El Polaco”.
Polaco, hermano mío, vení, cantá, ¿No ves?,
Que en tu talento sueña la noche fantaseando
Un loco valsecito de Expósito y Chopin.
 
En tanto el telegrama compadre de tus tacos
Confiesa: “Si me muero de amor, reviviré”...
La estética de un beso te sangra entre los labios
Y salen las palabras enamorándose.

 

Letra : Horacio Ferrer  (Horacio Arturo Ferrer)

Música : Leopoldo Federico

 

Grabado por Guillermo Galvé con acompañamiento de Leopoldo Federico en bandoneón.

 

 

AtrásMenú Principal