EL ANILLO DE ORO

(1932)

 

 

Yo lo quería con el cariño
Que se conoce sólo una vez,
Y en la pobreza de mis veinte años
Él era todo: mi amor, mi rey.
Hasta una noche que enloquecida
Mi casa humilde yo abandoné,
Y entre sus brazos, con alma y vida
Creía en todo lo que escuché.
 
Y aún recuerdo
Su voz ardiente
Que lentamente
Me susurró:
 
Tomá este anillo de oro,
Lo puso en este dedo,
Mi madre a quien le debo
La dicha de vivir.
Por nada en este mundo
Quisiera yo perderlo,
Es para vos... Tenelo
Y acordate de mi amor.
 
Como un sueño pasó aquel tiempo
Cobardemente me abandonó,
Mientras la vida que yo ignoraba
Vestía de alhajas mi decepción.
Y otra noche, sin sobretodo
Temblando, enfermo, me lo encontré,
Bajó la vista, sin conocerme
Tendió la mano, yo me acerqué.
 
Venció el recuerdo
Mi rencor viejo
Y como entonces
Le susurré:
 
Tomá este anillo de oro
Lo puso en este dedo,
Mi madre a quien le debo
La dicha de vivir.
Por nada en este mundo
Quisiera yo perderlo,
Es para vos... Tenelo
Y acordate de mi amor.
 

Letra : Luis César Amadori

Música : Miguel Bucino  (Miguel Eusebio Bucino)

 

 

AtrásMenú Principal