ENFUNDÁ LA MANDOLINA

(1930)

 

 

Sosegate que ya es tiempo de archivar tus ilusiones

Dedicate a balconearla, que pa´ vos ya se acabó,

Y es muy triste eso de verte, esperando a la fulana

Con la pinta de un mateo, desalquilao y tristón.

¡No hay que hacerle, ya estás viejo, se acabaron los programas!

Y hacés gracia con tus locos berretines de gavión.

Ni te miran las muchachas, y si alguna te da labia

Es pa´ pedirte un consejo, de baqueano en el amor.

 

¡Qué querés, Cipriano, ya no das más jugo!

Son cincuenta abriles que encima llevás...

Junto con el pelo, que fugó del mate,

Se te fue la pinta que no vuelve más.

Dejá las pebetas, para los muchachos

Esos platos fuertes no son para vos,

Piantá del sereno, andáte a la cama

Que después mañana... andás con la tos...

 

-Enfundá la mandolina, ya no estás pa´ serenatas -...

Te aconseja la chirusa que tenés en el bulín,

Dibujándose en la boca, la atrevida cruz pagana

Con la punta perfumada de su lápiz de carmín.

Han bajado tus acciones en la rueda de grisetas

Y al compás del almanaque se deshoja tu ilusión,

Y ya todo te convida, pa´ ganar cuartel de invierno

Junto al fuego de los recuerdos, en la paz de algún rincón.

 

Letra : José María Horacio Zuviría Mansilla

Música : Francisco Nicolás Pracánico

 

Grabado por Carlos Gardel con guitarras. (20 – 05 – 1930)

Grabado por la orquesta de Armando Pontier con la voz de Julio Sosa. (16-09-1958)

 

                       

AtrásMenú Principal