EN CARNE PROPIA

(1946)

 

 

Me has herido

Y la sangre de esa herida

Goteará sobre tu vida, sin cesar.

Algún día

Sentirás en carne propia

La crueldad con que hoy me azota

Tu impiedad...

Y es posible que la mano que te hiera

Vengadora o justiciera, por tu mal,

Te devuelva

Golpe a golpe el sufrimiento,

Cuando estés en el momento

En que el golpe duela más.

 

En carne propia

Sentirás la angustia sorda,

De saber que aquel que amaste más

Es quien te hiere...

Será inútil

Que supliques por la gracia del perdón.

Será en vano

Que pretendas esquivarte del dolor.

Porque algún día

Con la misma ruin moneda,

Con que pagan los que pagan mal

Te pagarán.

 

De rodillas

Te hincarás rogando al cielo

Cuando sientas todo el peso del dolor.

Tu amargura

Será enorme y sin remedio

Cuando pagues con el precio de tu horror...

De rodillas llorarás en la agonía

De tu noche enloquecida, sin perdón...

Y en la angustia

De tu cruel remordimiento,

Pasarás por el infierno

Que por ti, he pasado yo.

 

Letra : Carlos Bahr  (Carlos Andrés Bahr)

Música : Manolo Sucher  (Bernardo Mendel Sucher)

 

Grabado por la orquesta de Aníbal Troilo con la voz de Alberto Marino. (14–06–1946)

Grabado por Alfredo Belusi con el acompañamiento de la orquesta de Osvaldo Requena.

 

A “Letras   A “Autor    Menú Principal