EL MISMO BARRO

 

 

 

En sus ojos brillaba todo el verde del mar

Y la noche en su pelo se fue a refugiar,

¡Sus manos blancas! ¡Desmayantes de amor!

¡Su boca de locura en el besar!

Pero el fango que traía desde lejos

Salpicaba de lujuria y pasión...

¡Y el carmín de sus labios, con sus besos

era culpa de roja tentación!

 

Charco turbio

En que te habías caído,

¡Rotas las alas... rumbo perdido!

Te di mi mano y mi destino...

Y pusiste en mi camino

¡Lluvia y tierra de tu mal!

Magdalena

Que rechazó su perdón,

No quisiste volver a ser buena

Y salvarme el corazón.

 

Y tendrás el coraje de nombrar al amor

Y querrás olvidarme y ya no podrás,

¡A donde vayas... llevarás el dolor!

Del hombre que por siempre, te quiso amar.

Es la vida que se cobra en cruel moneda

El haber querido tanto y sin razón,

¡Y saber que de ayer... ya nada queda

sólo angustia y mi desolación!

 

Letra : Roberto Miró  (Roberto Daniel Miró)

Música : José Libertella

 

 

AtrásMenú Principal