EL CANILLITA

 

 

 

Era de noche y llovía

Los truenos daban pavor,

Y el huracán con furor

Cual fiera herida rugía.

Sin embargo ¡Quién diría!

Un canillita en acción,

Gritaba a todo pulmón

Con su voz conmovedora:

“Antologías”, “Última hora”,

“Crítica 5°”  y “Razón”.

 

Aquel niño sin mirar

El peligro que corría,

Del uno al otro tranvía

Saltaba sin desmayar,

Él quería liquidar

Los diarios, era su afán,

No importaba el huracán

Porque sólo el canillita,

Pensaba en su madrecita

Que le había encargado pan.

 

Pero ¡Ay! qué cuadro vi yo

Cuando más fuerte llovía,

Del interior de un tranvía

Una dama lo llamó.

El pobre pibe corrió

Pero al saltar ¡Triste hado!

Pisa en falso el desdichado

Se resbala, lanza un grito,

Y sobre su cuerpecito

Le pasa el coche acoplado.

 

Una rueda le deshizo

Las dos piernas ¡Pobrecito!

Y ese Dios tan infinito

Evitar pudo y no quiso,

Ningún esfuerzo se hizo

Mientras duró su agonía,

Porque en medio de la vía

Murió el pobre canillita,

Lejos de su madrecita

Que esperándolo estaría.

 

Un señor que allí había

Dijo: Yo culpo a la madre

Otro dijo: culpo al padre

Sin saber si lo tenía.

Y desde ese mismo tranvía

Una ventana se abrió,

Y la dama se asomó

diciendo: “Guarda, qué hacemos,

prosiga, es un pillo menos”

Y el tranvía prosiguió...

 

Letra : Juan Manuel Pombo

Música : Alberto Cosentino

 

                       

AtrásMenú Principal