EL AS DE LOS ASES

 

 

 

La moza más linda del barrio orillero

Bonita y con fama de alegre y coqueta,

Que fue la querida de aquel guitarrero

Matón y biabista, cantor y poeta.

Tristemente evoca el recuerdo querido

De amores lejanos y triunfos fugaces,

Es que ella no ignora que tuvo un marido

Que fue, entre los guapos “el as de los ases”.

 

El as porque nunca en acción apurada

Lo vieron los taitas ponerse amarillo,

Se dio todo entero y su ágil visteada

Remató en la marca de su fiel cuchillo.

¿Y cuando cantaba?... más bien parecía

Su canto una airada protesta de pena,

A la novia mala que no lo quería

Y a la madrecita, viejecita y buena.

 

El destino ingrato, que no tuvo halago

Para su existencia, ruin, atrabiliaria,

Tradicionalmente se creyó un rezago

De gaucho bandido, perseguido y paria.

Por eso en las noches templadas de luna

Pulsó su vihuela bajo el emparrado,

Y en una milonga deshojó una a una

Las rosas marchitas del viejo pasado.

 

Por eso la viola ya no es en la pieza

Nada más que un mueble de adorno lujoso,

Su dueño una noche, en gaucha proeza

Cayó bajo el plomo mortal de un bufoso.

Por eso la moza del barrio orillero

Bonita y con fama de alegre y coqueta,

Recuerda a su guapo... aquel guitarrero

Cantor y biabista, matón y poeta.

 

Atrabiliaria: dícese de la vida severa, desapacible, melancólica.

 

Letra : Celedonio Esteban Flores

Música : Eduardo Pereira  (Eduardo Gregorio Pereira, el “Chon”)

 

                       

A “Letras   A “Autor    Menú Principal