EL AFRICANO

 

 

 

Fue el más audaz, el último malevo
El que imperó al norte, El Africano,
Varón de ley, que fue como un hermano
Su corazón de guapo y de porteño.
Mozo de cara bronceada
Y de lenguaje sencillo,
Frente al rival, su cuchillo
Supo ventajas mostrar.
 
En el silencio de las noches de aquel barrio
Cuando la luna por los techos se paseaba,
Con su tristeza caminaba El Africano
Como una sombra que se esfumaba.
Y en el bullicio de los bailes esquineros
Donde el coraje era siempre respetado,
Ningún varón se le animaba a un entrevero
Por que era temple de alma, vida y corazón
 
Recitado:
Altivo y valiente
Cayó vencido peleando de frente
Con gran valor.
Y una vez más
Confiado en su entereza
Fríamente lo mataron a traición.
 
Aquella noche el arrabal lloró su pena
Cayó aquel taura con valor y con coraje,
Y en el silencio de la noche, el malevaje
Por vez primera, oyó esta queja:
“Me voy batido por cobarde puñalada
En forma ruin, tan sólo pude ser vencido”,
Cerró los ojos y con su último suspiro

Su débil voz entre las sombras se apagó.

 

Letra : Francisco A. Lío  (Francisco Antonio Lío)

Música : Eduardo Pereyra  (Eduardo Gregorio Pereyra, el “Chon”)

 

Grabado por Nelly Omar con el acompañamiento de la orquesta de cuerdas de José Canet.

 

 

AtrásMenú Principal