ETERNO SOÑADOR

 

 

 

Mujercita, mi pasión

Yo te adoré con loco frenesí,

Yo te entregué mi amante corazón

Toda mi fe yo puse ciego en ti.

Siempre mía te soñé

Cuando sentí lo intenso de tu amar,

Cuando la flor de tus labios besé

Viendo que al fin la dicha pude hallar...

 

Eras un ángel bueno en mi camino,

Que iba alumbrando mi destino

De eterno soñador...

Ciego yo te seguí, mi mujercita,

Y para mí fuiste bendita

Lo mismo que tu amor.

 

Mujercita, has de añorar

En tu vivir de lujo y de placer,

El nido aquel que ya nunca has de hallar

Y al que quizá quisieras ya volver.

Mujercita, yo bien sé

Que has de venir pidiéndome perdón,

Y aunque jamás odiarte yo podré

No has de lograr que olvide tu traición.

 

Nunca han de volver aquellos días,

Cuando entre nobles alegrías

Soñábamos los dos...

Todo se ha terminado y si vinieras,

Quizá tan sólo recibieras

El frío de un: ¡Adiós!.

 

Letra : Jesús Fernández Blanco

Música : Andrés R. Domenech

 

 

(colaboración enviada (letra) desde la ROU, por el amigo CésarElEmperador. 04-2018)

 

AtrásMenú Principal