EL RASTREADOR

 

 

 

Cuando cercando el fogón

Vemos los viejos reunidos,

Llegar y prestarles oídos

Es una satisfacción.

Porque será la ocasión

De ir provocando relatos,

Y ver como surgen a ratos

Retratos de nuestra tradición.

Cuentan leyendas de mi pago

Citan ejemplos de valor,

Pintan proezas del paisano

Gaucho, baqueano y rastreador.

 

¡Rastreador!, ¡Rastreador!

¡Rastreador argentino!

Evoco tu figura

Grave, silenciosa,

Parca y sentenciosa, cauta en el andar.

Vincha y facón, bota de potro

Como ningún otro sabés descifrar,

La misteriosa lengua del sendero

Que ningún pueblero

Puede interpretar.

Admiro tu saber y tu paciencia,

Eso también,

Eso también es una Ciencia.

 

Gentes que miran sin ver,

Gentes que ven y no comprenden,

En toda su vida no prenden

Rastros y señas a leer.

Esto es mi parecer

Arte del tiempo lejano,

El arte de nuestro paisano

Mañana no debe perecer.

Cada muchacho de mi pago

Aunque pretenda ser doctor,

Debe llevar en su mirada

Algo de nuestro rastreador.

 

¡Rastreador!, ¡Rastreador!

¡Rastreador argentino!

¡Piloto de la pampa!

¡Brujo de la sierra!

Nunca de tu tierra te retirarás.

Bien te cantó nuestro Sarmiento,

Otro monumento

No precisarás.

En la travesía colocaron rieles,

Pero tus laureles

No marchitarán.

Por tu prolijidad y tu memoria,

Tú vivirás,

Tú vivirás en nuestra historia.

 

Letra : N. Olmo

Música : A. Molinari

 

 

(colaboración enviada (letra) desde la ROU, por el amigo CésarElEmperador. 04-2018)

 

AtrásMenú Principal