EL HOMRE DEL ESPEJO

(1983)

 

 

Un hombre ya casi viejo, iba por la gran ciudad

Cargado con un espejo, cuerpo natural,

A lo largo y a lo ancho caminaba sin parar

Cruzaba todas las calles, paso natural.

 

El primer día la gente, se limitaba a mirar

Porteñamente burlona, cosa natural,

Pero al segundo ya algunos que se vieron reflejar

Lo maldijeron con furia, furia natural.

 

Y fue en el día tercero, que lo quisieron linchar

En una zona bancaria, como es natural,

La gente ardía de rabia, todos querían matar

El odio cobraba cuerpo, cuerpo natural.

 

Pero las autoridades, usando su autoridad

Dieron un paso adelante, paso natural,

Los refugiaron al pobre, en la primer seccional

Y rompieron el espejo, gesto natural.

 

Después la ley tomó cartas, en este caso especial

Y decretó este decreto, casi natural,

Expresamente prohibido, completamente ilegal

Circular con un espejo, cuerpo natural.

 

Pues nadie tiene derecho, a reflejar la verdad

Y lastimar nuestra siquis, casi natural,

En cuanto al hombre se supo, que murió en un hospital

De aburrimiento infeccioso, muerte natural.

 

Letra : Francisco Natalio Bagala

Música : Marcelo San Juan  (Gerardo Mario González)

 

 

AtrásMenú Principal