EMANCIPACIÓN

 

 

 

Yo andaba solo

Por un mundo de amargura,

Las angustias me envolvían

En su manto de locura.

Ya no sabía lo que hacer

Con mi dolor,

Se me moría el corazón...

Pero una tarde

Te cruzaste en mi camino,

Como un símbolo de gracia

De pasión y de armonía.

Y desde entonces

Tiré las penas,

Con toda suerte yo

Por fin me emancipé.

 

Hoy soy dichoso

El más dichoso de la tierra,

Hoy mi corazón ya nunca encierra

Esas amarguras que lastiman.

A ti te debo, santa mía

Esa ilusión que da la fe,

Por tu cariño y tu alegría

Hoy mi vida es un eterno edén.

 

Letra : Antonio Polito

Música : Alfredo Antonio Bevilacqua

 

Este tango, instrumental, Alfredo Bevilacqua, lo dedicó a la emancipación de la República de Chile,

obsequiándole la partitura al entonces Enviado extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Chile

en Argentina y Uruguay entre 1908 y 1913, don Miguel Cruchaga Tocornal.

 

 

(colaboración enviada (letra) desde Villa Carlos Paz, por el amigo Héctor Pizarro. 01-2014)

 

 

AtrásMenú Principal