El TANGO DEL AMOR   (II)

(1920)

 

Allá en mi hogar, pobre pero honrado

Vivía feliz, mas el destino,

Para mi mal, puso en mi camino

A un hombre ruin y desalmado.

Él, que al saber que era suya,

Que su esclava fiel siempre fui,

Me engañó y se fue

Y hoy no se acuerda más de mí.

 

Pérfido que me abandonó

Después que le amé tanto,

Ya no tengo ilusión, la he perdido

Al sufrir ese cruel desencanto.

Nunca ya más, ardiente amor

Por nadie sentiré,

Porque llevo la muerte en el alma

Desde el día en que él se fue.

 

Ya no tengo más que amargura

Y que me arrastro por el fango,

Quiero ser bailarina del tango

Para olvidar mi desventura.

Me pasaré mi mísera vida

Noche a noche en el cabaret,

Curaré mi mal

Y al que adoraba, olvidaré.

 

¡Pobre de mí que me engañó!

Aquel hombre malvado,

Por su culpa rodé hacia el abismo

Con el corazón despedazado.

Si he de llorar en mi aflicción

Si he de seguir penando,

Quiero olvidar las penas bailando

Si no, arrancarme el corazón.

 

Letra y música : Aníbal de Iturriaga

 

 

AtrásMenú Principal