El ÁNGEL DE ALEJANDRA

 

 

 

No te vayas, no huyas Alejandra

Hay jardines que esperan todavía.

Descubriste a tu paso tantas cosas

Que se van a secar si no son dichas.

Traigo un vaso del agua de tu infancia,

Traigo un poco del sol de aquellos días,

En que el ángel que nunca amó a los tibios

Te besó cuando dormías.

 

Tomarás las mañanas por asalto,

Quitarás tus fracasos con las uñas,

Pedirás a los astros de tu noche

Que te ayuden a no pedir ayuda.

Cantarás la miseria del que pierde

Y también el bostezo del que triunfa,

Quedará tu canción pero qué importa:

Arremete, viajera, no hay ayuda, no hay ayuda, no hay ayuda...

 

Si quisiste, tal vez, matar un mundo

Y has matado tus ojos de muchacha,

Si no pudo siquiera retenerte

El ser dueña de todas las palabras.

Si la música dentro de tu cuerpo

Al quedar encerrada te dolía,

Esto ha sido el final para una historia

En que todo el infierno es armonía.

 

 

Dedicado a la poetisa Alejandra Pizarnik.

 

 

Letra : Guillermo Yantorno

Música : Saúl Cosentino  (Saúl Alfredo Cosentino)

 

Grabado por Patricia Barone con el acompañamiento de Saúl Cosentino en teclados y Walter Ríos en bandoneón.

 

 

(colaboración enviada (letra y grabación) por el amigo Daniel Araque,

por gentileza de su compositor, el maestro Saúl Cosentino) (08-2013)

 

 

AtrásMenú Principal