EL VIEJITO NADA QUE VER

(milonga)

 

 

 

Recitado:

Van a escuchar una historia

Que un amigo me contó,

Presten todos atención

Por si falla la memoria...

 

De un viejito picaflor, les voy a contar la historia

Una larga trayectoria en cuestiones del amor,

Iba de bien en mejor y de conquista en conquista

El hombre pasó revista a cuanta piba atracó

Desde Chaco a Cutral-Co, de Trelew a Reconquista.

 

Como el del tango, un señor, que hablaba de esta manera:

“Para mí son todas peras en el árbol del amor”,

Ni estatura ni color le paraban la copada

Soltera, viuda o casada, la que le dio un poco ´e luz,

Con nombre, apellido y cruz, quedó en su agenda marcada.

 

Un día archivó el cuaderno, por esas cosas de Dios

Y con reuma, lumba y tos, se fue a cuarteles de invierno,

Mas como nada es eterno el hombre fue reincidente

Y con una adolescente que también se enamoró,

El viejito se casó en un alarde inconsciente.

 

Después se llegó a saber, por un amigo desleal

Que en la cámara nupcial, el viejo nada que ver,

Pues lo que había que hacer de esta forma se explicaba

La piba todo ignoraba porque era de buen nacer,

Y lo que había que hace, el viejo no se acordaba.

 

Y aquí concluye esta historia, así como les conté

Y les vuelvo a repetir al final de esta milonga,

Sin que nadie se me oponga de lo que voy a decir,

La piba todo ignoraba porque era de buen nacer

Y lo que había que hacer, el viejo no se acordaba...

 

Letra y música : Ernesto Cardenal ,

                          Américo Viglione y

                          Jorge Rigal  (Jorge Ricardo Giovanetti)

 

Grabado por Jorge Rigal con el acompañamiento del conjunto de guitarras de Carlos Peralta.

 

 

(colaboración enviada por el amigo Amado Lafuente. 09-2011)

 

 

AtrásMenú Principal