EL AEROPLANO

(vals)

 

 

 

Busco en mi lira virtud, paz y calma

Para elevar hoy un himno

Al gran aviador, que fue fundador

De nuestra escuela aviación argentina.

La luz y la fe y hasta el alma

Que no ha de morir

Y ha de ser de mi patria, el porvenir.

 

Pobre Newbery, tu muerte

Ha enlutado el suelo mío,

Quedando todo sin brío

Por tu desgraciada suerte.

Y hoy sin ti, la aviación ya perdió

Porque ese afán de cruzar, quedó sin realizar,

Pero no, pronto hemos de ver surgir

Otro nuevo aviador, capaz de vencer sin morir.

 

Y de Lastra, el aviador, también

Quedará su nombre escrito, tal vez,

Porque fue su compañero leal

Que al caer junto a sus pies, lo vio,

En los brazos de la gloria, morir

Sin decir adiós...

 

Letra : Francisco N. Bianco  (Francisco Nicolás Bianco)

Música : Pedro Datta

 

 

(partitura, colaboración del amigo Martín Lértora. 08-2010)

 

 

AtrásMenú Principal