ES LEY DE LA VIDA

 

 

 

Es ley de la vida, no hay nada que hacer

Que el hombre padezca por una mujer,

Si todos llevamos penas de un amor

Para qué contarte cuál es mi dolor.

 

La mujer engaña, miente sin piedad

Y en las escrituras de la Biblia está,

El hombre en su sed, no entiende la razón

Y cae destrozado por una traición.

 

Después llora en verso, su desilusión,

Habla de su herido y fiel corazón,

O quiere entre copas su pena matar

Buscando consuelo que le haga olvidar.

Cuando cree que olvida, recobra valor

Y jura vengarse del maldito amor,

Se miente, se engaña porque en realidad

Dentro de su pecho, torturado está.

 

Es ley de la vida, no hay nada que hacer

Que el hombre padezca por una mujer,

Si todos llevamos penas de un amor

Para qué contarte cuál es mi dolor.

 

El mío es el mismo sollozo que fingí

Y yo no he dejado nunca de sufrir,

Desde que sus ojos no me alumbran más

Ni me dan sus besos, su boca sensual.

 

Después lloré en verso, mi desilusión,

Hablé de mi herido y fiel corazón,

Y quise entre copas mi pena matar

Buscando consuelo que me haga olvidar.

Creyendo olvidarla, recobré valor

Y juré vengarme de su desamor,

Pero esa mentira no puedo alentar

Por eso les ruego, déjenme llorar.

 

Letra y música : Roberto Quiroga  (Roberto Martins)

 

Grabado por Roberto Quiroga con acompañamiento de guitarras. (sello RCA, 1950)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

(colaboración enviada por el amigo Amado Lafuente. 04-2009)

 

 

AtrásMenú Principal