ERA TU IMAGEN

 

 

 

Por entre el bosque adormilado

Triste en su soledad silente,

Vagaba solo, ensimismado

Envuelto en hálitos ardientes,

Que pesan sobre cuerpo y alma

Con peso de recuerdos viejos,

Que siempre duelen pero encalman

Y ayudan a evocar lo añejo,

Aquello que nos dio alegría

Y aquello que nos apenó.

 

Surgió una sombra entre las sombras de mi vida,

Era tu imagen, celestial aparición,

Igual que un ángel delicioso, una visión

Que renacía entre las brumas del paseo,

De mis sentidos exaltados por deseos

Que al encontrarte retornaban otra vez.

 

Tus dulces ojos, renegridos y brillantes

Tus labios rojos cual rojísimo clavel,

Igual que siempre, de dulzura rebosantes

Me provocaban incitándome a besar.

¡Oh, Dios!, ¿Por qué me la llevaste tan temprano?

Si éramos jóvenes, felices... si me amaba,

Mientras al cielo todo esto pregunté

Se disipó tu visión.

 

Letra : Rafael Velásquez  (AGADU)

Música : José Monzeglio  (José César Monseglio Berretta) (AGADU)

 

 

(colaboración enviada por el amigo César, desde la R. O. U., 08-2009)

 

 

AtrásMenú Principal