EN SU LEY

 

 

 

 

Estoy herido, hermano

No digas nada a nadie,

Ni quiero que mi sangre

Tampoco la vengués;

Que el hombre que me ha herido

Es macho donde cuadre,

Varón de un solo temple

Derecho y sin revés.

 

Decile a esta milonga

Por quien tiré mi daga,

Por quien, hasta a mi madre

Borré del corazón;

Que viva y que disfrute

Y así sólo saldara,

La cuenta en que ella misma

Me hundió con su traición.

 

Tomá este zarzo, tomá este lengue

Y el bobo de oro que ella me dio,

Cuando en el centro, cazó un otario

Y de cadete, se lo afanó.

Guardalos siempre, como un recuerdo

De éste, tu amigo, que te apreció,

Pero jurame por mi memoria

No odiarla a ella ni al que me hirió.

 

Y allá, cuando en el cuadro

Pregunten los muchachos,

Qué se ha hecho de mi suerte

Que no me han visto más;

Batiles que una noche

Volviendo de un “trabajo”,

Lo dice sin palabras

El luto que llevás.

 

También a mi viejita

Mentile, te lo pido,

No dejes que le caiga

Ni un solo lagrimón;

Andá y viví con ella

Llename ese vacío,

Que así se habrá salvado

Su triste situación.

 

Letra : Eduardo Escaris Méndez

Música : Agustín Bardi

 

Grabado por Mercedes Simone con el acompañamiento del Trío Víctor. (sello RCA, 01-08-1930)

 

 

(letra obtenida de la grabación)

(colaboración enviada por el amigo Amado Lafuente. 11-2009)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal