EL ÁNGEL DORMIDO

 

 

 

Cuando nace un niño... como de costumbre

Se enciende una estrella, para que lo alumbre...

Pone Dios la mano sobre su cabeza

Y es cuando la gracia de la vida empieza...

 

Le hace ver la imagen de su semejanza,

Le habla en un lenguaje, lleno de esperanzas.

Es de sus creaciones, su mayor orgullo

Y como un capullo, al primer latido...

Se despierta el genio de un ángel dormido.

 

Pero luego el ángel, pasa a nuestro lado

En la piel de un niño triste... abandonado...

Es un cimbronazo para la conciencia

Como un gran fracaso, que nos da vergüenza...

 

Meditemos todos y que sepa el hombre

Encontrar el modo, de honrar... su nombre.

Porque sin memoria, de ese bien perdido

Volverá sin gloria, de su propio olvido...

A buscar el ángel... su ángel dormido. 

 

Letra y música : Eladia Blázquez

 

 

AtrásMenú Principal