EL CORO

 

 

 

Anduve sin pausa el camino

El coro mezquino, sentía detrás,

Primero buscando agredirme

Tratando de herirme, por pura maldad.

La angustia caló por mis poros

Al ver como el coro, la espalda me dio,

Mi fe vanamente despierta

Golpeaba las puertas y nadie le abrió.

 

Pero hallé la mano de un amigo fiel,

Encontré un hermano con tibiezas en la piel,

Con un alma pura, con un cacho de bondad

Con una ternura que me duele hasta llorar.

Pude hallar el gesto que me dio razón,

Hay un ser dispuesto a donar su corazón,

Alguien que separa del camino

A ese coro de cretinos, como lo hago yo.

 

El tiempo, después, trajo el oro

Entonces el coro servil, se rindió,

En una actitud de rebaño

Vendiendo un engaño, que no me engañó.

Y hoy que la luz de mi sino

El coro cretino, no puede apagar,

Al ver que los ciega, que brilla

Me adulan, se humillan, me asquean igual.

 

Letra y música : Eladia Blázquez

 

Grabado por Rubén Juárez con el acompañamiento de la orquesta de Raúl Garello.

Grabado por Lágrima Ríos con acompañamiento de guitarra.

Grabado por Eladia Blázquez con acompañamiento de orquesta.

 

AtrásMenú Principal