EL CENCERRO

 

 

 

Después de un largo tirón

Al trote de su tostao,

Llega el paisano junto a la tranquera

Donde su querer lo espera,

Es un tropero que anhelante viene

Desde los pagos del sud.

Sofrena el manso tostao

Y apea su corazón,

Suena el chasquido de un ardiente beso

Que en su prenda queda impreso,

Y en el silencio de la pampa inmensa

Juramentan su pasión.

 

El cencerro siempre anuncia

La llegada del tropero,

Y la criolla muy gentil,

Al escuchar su son

Alegre va con su canción.

Es su amor el que galopa

En dirección a su rancho,

Pues la llevará esta vez,

En ancas del tostao

Al pago del querer.

 

Apura el manso tostao

Llevando a su corazón,

Y entre las brumas de la tarde avanza

Con su amor y su esperanza,

Dejando acaso, de su despedida

Una cruel desilusión.

“Tropero: ¿Pa´ dónde vas?

¡No te la lleves, por Dios!”

Y en el camino, sólo el rastro deja

La tropilla que se aleja,

Apenas se oye el eco del cencerro

En la vasta soledad.

 

La linda flor de aquel lugar

No endulza ya con su voz sentimental,

Llena de amor.

Un gaucho audaz se la llevó

Por quien juró cariño fiel,

¿Quién cantará feliz, en la región?

¡Tropero cruel!

 

Letra : Francisco A. Lío

Música : José Martínez  (José Julián Martínez)

 

(partitura, colaboración del amigo Aurelio Puccini. 02-2008)

 

 

AtrásMenú Principal