ENTRADA PROHIBIDA   (II)

 

 

 

Cuando eras una papusa

Y andabas bien empilchada,

Eras la paica mimada

Que a tu capricho reinabas.

A los hombres los tratabas

Con el desprecio más rudo,

Y más de un viejo platudo

Por tu culpa se arruinó.

 

Pero llegó

También tu “San Martín”

Y se acabó

Tu fama de cartón.

Y la que fue

La flor del berretín,

Se convirtió

En otra del montón.

Y tu mishé

Con otra se arregló,

Y te largó

Sin decirte por qué.

Y en la pensión

El dueño se cabreó,

Y te prohibió

La pieza y el buyón.

 

Del cabaret te espiantaron

Y te prohibieron la entrada,

Se te acabó la parada

Te perdiste en el olvido.

Y un miserable vestido

Tuvieron que regalarte,

Pues causa pena mirarte

De pobrecita que estás.

 

Letra : Germán Teisseire

Música : Luis Teisseire

 

 

AtrásMenú Principal