EL HIJO CRUEL

 

 

 

Recién cumplía los veinte años

Y estaba lleno de pretensiones,

Andaba en los bodegones

Milongas, timbas y alcohol.

Por guapo y provocador

Todo el barrio ya lo odiaba,

Pero ese tren que llevaba

Tenía un final... la prisión.

 

Recitado:

Una noche lo encontré

Y claramente le dije:

“¡Frená!... Largá la garufa,

cuando se apague la estufa

de tu vieja... vas  a ver”.

 

Cuántas noches sin comer

Su viejita se acostaba,

Llorando sobre la almohada

Por aquel hijo tan cruel...

Ese hijo que al volver

Sin piedad la maltrataba,

La pobre se levantaba

Y con su carga de pena,

Iba a lavar ropa ajena

Que era el pan que ella le daba.

 

Pero una tarde, la pobre madre

Desde la cama de un triste hospicio,

Muriendo llamaba al hijo

Pa´ darle el último adiós.

Y en su agonía, una voz

Escuchó que le decía:

“De rodillas, madre mía

vengo a pedirte perdón”.

 

Letra : Raúl Hormaza  (Raúl Mario Hormaza)

Música : Arturo Gallucci  (Arturo Hércules Gallucci)

 

Grabado por la orquesta de Alfredo Gobbi con la voz de Alfredo Del Río.

 

(colaboración enviada por el amigo Amado Lafuente). (10-2007)

 

 

AtrásMenú Principal