EL GRAN OLMEDO

 

 

 

Recitado:

Tu primer chiste

Se lo contaste a la cigüeña que te trajo,

Ella, muerta de risa,

Te depositó suavemente

Justo, justo donde vos querías,

Para ser lo que siempre

Estuviste orgulloso de ser:

¡Rosarino de Pichincha

y Olmedo por la gracia de Dios!

 

Vos quisiste ser gorrión, no ruiseñor,

Fue tu noble privilegio, hacer reír,

Cambiaste penas, por alegrías

Y fuiste fiel a tus amigos de otros días.

Y en el barco de Piluso

Y el “rucucu”, con su frac,

Mil purretes van alegres a esperar,

Hay desconcierto, porque en el puente

No está presente, su sonriente capitán.

 

Y fiel al papel

Cual tierno Chaplin,

Tu íntima verdad

Sólo es para ti.

Bajo tu máscara

De ingenuo chiquilín,

Llevás todo el dolor

Del sublime Arlequín.

 

Tus alegres personajes, sin cesar

Con su magia, nos deslumbran al pasar,

Figura y genio, de algarabía

Bajo el encanto de tus locas fantasías.

Y tus gracias, como el mundo

Van girando, van y van,

Pero en otra dimensión y en otro mar,

Hoy en tu barco, sobre su puente

Está presente, nuevamente el capitán.

 

Coda:

Y aunque no estés

Seguís prendido a nuestras vidas,

¡Vamos, Negro, todavía...!

La función debe seguir...

 

Letra : Raúl Mendoza  (Guillermo Raúl Mendoza)

Música : Alfonso Marino  (Alfonso José Antonio Marino)

 

Grabado por Carlos Calcáneo con el acompañamiento de la orquesta de la U. N. de Rosario. Dirección: Domingo Federico.

 

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal