ESPIANTÁ GREGORIO

 

 

 

Dejate de macanas, che Gregorio,
No tragués el anzuelo, ni por Dios,
Te dije: “Mirá, hermano que el casorio
no se hizo pa´ mí ni para vos...”
Y vos, por el afán de ser marido
Entraste por el aro y justo al mes,
Ya andabas con un ojo renegrido
Y guay de andar por ahí, hasta las diez.
 
Espiantá Gregorio, que ya entró la noche,
No le des, hermano, la gran ocasión,
Que te lustre el lomo como un bayo ´e coche
O te abra el mate, con un cucharón...
Vos tenés la culpa... ya te lo decía:
“No dentrés, Gregorio, mirá lo que hacés...”
No me hiciste caso... seguí por la vía
Y en cuanto andés viudo... ¡Casate otra vez!
 
Hay veces que te miro y me revienta
Al verte lleno ´e parches, ¡Gran chabón!
Y más cuando hay alguno que comenta
Que es fruto de la gran revolución.
Y es claro, ¿Quién va a creer que eso es biabusa?
Que a diario te propina con placer,
El ángel de tu amor... esa papusa
Que Dios te regaló para mujer.

 

Letra : Juan Bautista Fulginiti

Música : Emilio Sola

 

 

AtrásMenú Principal