EN UN RINCÓN DEL CAFÉ

 

 

 

Si son malas las mujeres, cuando los hombres son buenos

Ellas cambian de terreno, obrando de mala fe,

Por eso que yo a la mía, sabiendo que mal me engaña

Vengo a olvidarla con caña, en un rincón del café.

Así son estas mujeres que se abusan de los hombres

Quieren darse un alto nombre siendo pobre el pedigrée,

Pero yo quiero mamarme hasta que pierda la gana

Mozo, más cañas de “L´Habana”, qué me importa si se fue.

 

Con otro se fue

Dejó solo el nido,

Echando en el olvido

Mi buen corazón.

Verla ya no quiero

Ni oírle ni hablarla,

No pienso matarla,

Me da compasión...

Con otro se fue

Esa mal querida,

Le gustó otra vida

Para vivir mejor.

Pero, pobrecita

Cambiaste de rumbo,

Sin ver que es el mundo

Su juez superior.

 

Hoy estará muy contenta, gozando la nueva vida

Olvidando, esa perdida, lo bien que yo me porté,

Para qué sirve ser bueno con esas mujeres malas

Que traicionan a los hombres, sin explicarse el porqué.

Se me fue esa malvada sabiendo que la quería

La muy mala se reía, abusando de mi fe,

Pero hoy vivo contento, de ella no quiero acordarme

Por eso vengo a mamarme en un rincón del café.

 

Letra : Francisco Laino

Música : Gabriel Clausi  (el “Chula”)

 

 

AtrásMenú Principal