EL ARTISTA

 

 

 

El arte es un tormento que Dios pone en el alma

La carne, el instrumento que el arte hace vibrar,

Y el sueño de un artista, es trágico suplicio

Es hondo sacrificio que nadie ha de pagar.

 

El público no sabe, lo mucho que se implora

Lo mucho que se llora en busca del laurel,

El público no sabe las horas de amargura

Las noches de tortura, para cumplir con él.

 

El alma de la gente no entiende que en un paso

Se juegan los payasos, la vida y el amor,

Ni piensa que en el trance que saca la sonrisa

El alma se hace trizas y sangra el corazón.

 

Yo pido a los que tienen un corazón humano

Que sientan como hermanos, que ayuden a sufrir,

A los que abrigan sueños, a los que vuelcan cantos

A los que sufren tanto la pena de vivir.

 

Aquí cayó vencida, sobre esta misma arena

Una muchacha buena vejada sin razón,

Yo exijo a las conciencias que la vieron caída

Con emoción sentida les pidan su perdón.

 

Mil gracias en su nombre y en el de los artistas

Que entramos a la pista con toda la emoción,

La fuerza de ese aplauso, la luz de este momento

Es el mejor aliento a nuestro corazón.

 

Letra : Homero Manzi  (Homero Nicolás Manzione Prestera)

Música : Sebastián Piana

 

De la banda de sonido de la película “El último payador”, (1949), Hugo del Carril con acompañamiento de guitarras.

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal