EL TANGO DE LA MUERTE

 

 

 

No tengo amigo, no tengo amores,

No tengo patria, ni religión,

Sólo amargura tengo en el alma

¡Ahijuna, malhaya! Mi corazón...

 

Mas no por eso, yo me lamento

Pues siempre tengo en la ocasión,

Para mis quejas, una milonga,

Para mis penas, una canción.

 

Qué me importa de la vida

Si naide me va a querer,

Quién me lloraba se ha muerto

Y esa muerte me ha matao.

Desde entonces desafío

Al jilguero y al zorzal,

Quien mejor cantando ahoga

Las tristezas de su mal.

 

Milonga mía, no me abandones

Tenerte siempre, quiero a mi lao,

Que no me falte, cuando yo muera

Una milonga para cantar.

 

Letra : Alberto Novión  (Alberto Aureliano Novión)

Música : Horacio Mackintosh

 

(Estrenado en la pieza teatral del mismo nombre,

de Alberto Novión, en 1922)

 

 

AtrásMenú Principal