EL JURAMENTO

 

 

 

Me juraba amor eterno
Pero pronto se olvidó,
Por qué los hombres
Cuando mienten el cariño,
Lo hacen de un modo
Que parece ser sincero,
Y sin embargo, va encubierta la mentira
En el más cálido y sentido juramento.
Me juraba amor eterno
Pero pronto se olvidó.
 
“Nena - él me decía
mientras tomaba juntas mis manos -
Yo he de quererte la vida entera
Pues para amarte Dios me ha creado.
Yo he de robarle la gama al cielo
Para brindarte todo su encanto,
Yo he de ser tuyo cual permanentes
Son, en el cielo, estrellas y astros”.
 
Pero la vida tiene
Muy crueles sinsabores,
Y los de amor, son duros
Como ningún otro lo es.
Y así fue con un día
Muy triste, inolvidable,
Cuando más yo contaba
Con su amor y su fe,
El hombre de mis sueños
De mi lado se fue.

 

Letra : Enrique Alberto Avella

Música : Vicente Pecci

 

 

AtrásMenú Principal