EL CONSENTIDO

 

 

 

Mi porvenir me asusta y mi pasado
Es un error, me encuentro avergonzado.
No sé que hacer, ni como he de seguir, ¡Sí...!
Por terminar mi modo de vivir. 
Madre, hoy se ve este hijo consentido
Por tu cariño, en él se ha convertido.
Tanto cariño, madre, fue fatal...
¡Soy, un vil engendro del genio del mal...!
 
Sin saber lo que cuesta la vida,
Procuré pasarla divertida.
Y así fue que mi alma pervertida,
Sólo a gozar, reír y disfrutar
Se quiso aclimatar.
Fue mi pasado reír y gozar
Y mi presente sólo es de pesar.
 
Tú, que reías siempre placentera
Al contemplar a tu hijo calavera,
Que sin conciencia, sin moral ni honor ¡Sí...!
Supo explotar tu maternal amor.
Un hombre soy, me encuentro arrepentido
Al comprender la vida que he vivido.
No me resigno, madre, a claudicar, ¡No...!
Pero tampoco me atrevo a luchar.
 
Era audaz de cínica osadía
Que amo fue de los antros de orgía,
Sin tener el vil metal que un día
Me hizo brillar como un astro y triunfar
A fuerza de pagar.
Un desgraciado que quiere vivir
¡Por no tener valor para morir...!
 

Letra : Cancio Millán  (Juan Cancio Millán Bonell)

Música : Emilio Antonio Iribarne y Mario N. Valdez

 

Grabado por Carlos Gardel con guitarras. (sello Odeón (acústico) Nº 18.091) (1924)

 

(letra obtenida de la grabación)

 

 

AtrásMenú Principal