EL SOLDADO

 

 

 

 

 

Recitado:
Para ti, soldado de todas las razas
Yo elevo mi canto...
Defiendes tu tierra y vas a la guerra
Por ella... tu patria...
Una flor de bronce yo quiero dejarte
Al pie de tu estatua, para ti que mueres,
Por ella... tu patria...
Como morirías por tu madre santa.
 
Un noble soldado se va desangrando
Quedó en la pelea, como quedan mil,
Tirado en el polvo, mirando a una estrella
Recuerda las cosas de un tiempo feliz.
La aldea lejana, su Italia de niño,
La iglesia, la escuela, su madre, un amor...
El ruido estridente de aquella sirena
Anunciando guerra, tristeza y dolor.
 
Banderas y vivas, canciones guerreras,
Qué triste fue el día, aquel que partió,
Su madre y su novia, las dos abrazadas
Con llanto en el alma, dijéronle: ¡Adiós!
El grito de bronce que anuncia el combate
La bala en la frente, después el final.
La noche le cuenta, a la estrella lejana
Ha muerto un soldado, diciendo: ¡Mamá!
 
Recitado:
Después de algún tiempo, un parte en el pueblo:
“Cubierto de gloria, cumpliendo el deber, murieron...”
Y el nombre de muchos soldados
Y entre tantos nombres, el nombre de aquel.
 
Después, muchas madres, con llanto de duelo
Diciendo: “¡Dios mío!, Por qué la ambición
domina a los hombres, los hace tan ciegos
y les pone acero en el corazón...?”.

 

Letra : Reinaldo Yiso  (Reinaldo Ghiso)

Música : Roberto Chanel  (Alfredo Mazocchi)

 

Grabado por la orquesta de Florindo Sassone con la voz de Roberto Chanel. (01 – 1950)

 

 

A “Letras”   A “Autor”   Menú Principal