EL BESO DE MUERTE

 

 

 

Yo vi llegar al muchacho
Por vez primera al Pigall,
Con el rostro vivaracho
De la edad primaveral;
Desparramando alegría
Y derrochando salud,
Entrar con él parecía
En aquel antro, la luz.
 
Y aquel muchacho arrogante
Que aún en sus labios latir,
Sentía el beso quemante
Que le dio la madre al salir.
Tuvo la desgracia inmensa
Que lo besara Margot,
Y que ese beso borrara
El que la madre le dio.
Fue aquel un beso de muerte
Que le envenenó su ser,
Quedando ya esclavizado
Por la funesta mujer.
 
En vano la pobre madre
Al hijo quiso salvar,
Mas ni con besos ni lágrimas
Logró volverlo al hogar.
Los vicios lo destrozaron
Y un triste despojo fue,
Lo que a aquella anciana
Le devolvió el cabaret.
 
Ayer lo enterraron,
Margot lo ha sabido,
Su rostro de esfinge
Ni se ha conmovido.
¡Pobrecito mozo!
Bien caro pagó,
El beso de muerte
Que le dio Margot.

 

Letra : Antonio Martínez Viérgol

Música : Osmán Pérez Freire

 

 

AtrásMenú Principal