TUVE UN SUEÑO

 

 

 

Ayer, mirando tu retrato
Escondido de tristeza,
Por tus recuerdos ingratos
Por tu ambición de riquezas.
Me pareció que te reías
De mi vida de fracasos...
Y al ver tu imagen en pedazos
En las manos mías,
El dolor me adormeció.
 
Y soñé que estabas a mi lado nuevamente,
Dulce, cariñosa, diligente,
Que acariciabas mi cabeza encanecida
Mientras me hablabas con amor de nueva vida.
De los retoños que jugaban en la arena
Bajo el tibio sol de invierno,
Nuestro pibe, nuestra nena...
Que ponías algo de tu gracia en cada cosa,
Algo de tu espíritu de rosa,
Que me libras del cansancio cotidiano
Con las caricias inefables de tu mano,
Agigantando mis afanes de hombre bueno,
De valor el pecho lleno,
Solamente por tu amor.
 
El viejo hogar reconstruido
Bendiciendo tu regreso,
Mi corazón aturdido
Por la emoción de tus besos.
Fue la ilusión, nomás, de un rato,
Un momento de locura,
Porque ha quedado en mi ternura
Fijo tu retrato
Para no borrarse más.

 

Letra : Mario César Gomila

Música : Pedro Láurenz  (Pedro Blanco)

 

 

AtrásMenú Principal