LA SEÑORA DEL CHALET

 

 

 

Piantá de tu barrio reo

Dejá el convento mistongo,

Que lo que yo te propongo

Allí no lo has de encontrar.

Vas a ver qué tren diquero

Con tu nueva indumentaria,

Pa´que bronquen las otarias

Que tienen que laburar.

 

Te voy a empilchar a gusto

En una maisón francesa,

Ya de blanco, ya de fresa,

Ya de paño o crepmongol.

Con cuatro o cinco pulseras,

Un pendantif con brillante,

Y un zarzo con un diamante

Más brilloso que un farol.

 

Que tu viejo el musolino,

Tu vieja la lavandera,

Queden en la ratonera

De ese mishio corralón.

Podés largarlos dorapa

Ladiándoles bien el carro,

Y olvidarlos en el tarro

Como el último orejón.

 

Dejarás de ser la pobre

Mistonguera mishia grela,

Y una vez llena de tela

Cambiás de nombre tambien,

Te encajás uno de aquellos

Propiamente afrancesados,

Y verás que a tu pasado

Sin grupo, le hacés amén!

 

Tendrás un chofer debute

Postamente uniformado,

Y un buen cuzquito mimado

Que te ayude a dar chiqué.

Así los giles del barrio

Al ver tu pinta y tus bienes,

Digan todos: “allá viene

la señora del chalet”.

 

Tendrás piano en vez de radio

Y un lujoso mobiliario,

Figurarás en los diarios

En galería social.

Aunque yo pa´ mantenerte

Esté siempre engayolado,

Y eternamente escrachado

En crónica policial.

 

Letra : José Pagano

Música : Edmundo Rivero

 

Grabado por Edmundo Rivero con acompañamiento de guitarras.

 

 

AtrásMenú Principal