ENTRE MIS MANOS

 

 

 

Un sudor frío cruzó mi frente
Y entre mis manos tuve un temblor,
Al encontrarlo pensé cobrarme
Pero ella, buena, me lo impidió...
Mi padre quiso alzar la mano
Contra el indigno que la olvidó,
Y yo le dije: “Viejo querido,
piense y comprenda que ella lo amó”...
 
En los dos está la culpa
Por falta de experiencia,
Pero aquí, ante su presencia,
Hay un pibe de los dos.
Déjelo, si es frío el hombre,
Yo voy a comprar juguetes,
Para alegrar al purrete,
Y a él, que lo ayude Dios...
 
El buen muchacho besó a la hermana
Y en el oído le susurró:
“No te preocupes por este pibe,
tendrá un buen padre y he de ser yo”.
El viejo, entonces, viendo el ejemplo
Besó a su esposa con devoción,
Y ante ese cuadro humano y hondo
Tuvo un sol de oro, el corazón...

 

Letra : Carmelo D´Angelo

Música : Anselmo Alfredo Aieta

 

 

AtrásMenú Principal