CON EL ATARDECER

(vals)

 

 

Fue una tarde de alegre primavera

Tardecita que nunca ha de volver,

Un suspiro de amor, por vez primera

Escapó de tu pecho de mujer.

Y en la cálida noche, amada mía

De lejanas estrellas a la luz,

Juramentos, tu boca me pedía

Y en tus labios, mis besos se hizo cruz.

 

Desde entonces las aves viajeras

Con las flores del atardecer,

Y aquel árbol de ardientes esperas

Testigos han sido de nuestro querer.

Enjoyada de estrellas y flores

En la vaga caricia lunar,

Cuántas veces nos dimos amores

En tanto el arroyo, cantaba al pasar.

 

Si ya diste al olvido mis amores

Y no tienes ternuras para mí,

Hoy me abruma el recuerdo de tus flores

Y el dolor de los besos que te di.

Si promesas de amor tú me pedías

Y en la cruz de tus labios yo juré,

¡Cómo duele el saber, amiga mía,

que está muerta en tu alma, aquella fe!

 

Muerto el árbol de nuestras esperas

Ya no hay flores al atardecer,

Ya no vuelven las aves viajeras

Y el claro arroyito, no canta al correr.

Y al pensar en el bien ya perdido

Si no tienes piedad ni perdón,

Llegará como un llanto a tu oído

La música triste de mi corazón.

 

Letra : Buenaventura Luna  (Eusebio Jesús Dojorti)

Música : Dr. Manuel Ortiz Araya

 

 

AtrásMenú Principal