CANTO A GARDEL

 

 

 

¡Silencio, guitarra mía!, Pa´ no volver se ha marchado

Aquel cantor que dejara, más florecido “El Rosal”,

El cantor que “Mano a mano”, por “Caminito soleado”

Entonara al mundo entero, “Melodías de arrabal”.

Palpitaba el cancionero y era el “Arrabal amargo”

Sus “Amores de estudiante”, que dejara por cantar,

Al pensar en su rodada, se me figura un letargo

“Mi Buenos Aires querido”, sueña con verlo llegar.

 

Golondrina sin descanso

Por las rutas de tu mundo,

Elevaste el tango nuestro

Nos brindaste el laurel...

En Medellín... “Cuesta abajo”

Vive latente en mi vida,

Me dejaste como un tajo

¡Te fuiste, Carlos Gardel!

 

Hoy darían su riqueza, para hacer que tú volvieras

Las pebetas de mi barrio y las “Rubias de New York”,

Les dejaste una promesa, en “El día que me quieras”

Y... “Espérame” repetiste... te perdonan sin rencor.

Ha volado para siempre... ya “Sus ojos se cerraron”

Has dejado la “Amargura” enredada en el jamás,

“Tomo y obligo” pa´ que el rezo de oración que nos brindaron

Tus canciones, hasta ti lleguen, pa´ “Cuando tú no estás”...

 

Letra : Carlos Leonetti

Música : Alberto B. Cima  (Alberto Benito Cima)

 

 

AtrásMenú Principal