YO TE BENDIGO

(1925)

 

 

Daba la diana el gallo

Ladrando, un perro, desde lejos contestó,

Y el arrabal, al despertar

Al nuevo día saludó...

Lejos, pasaba un coche

Cual centinela que la guardia terminó,

La luz temblona de un farol

Como un lamento se apagó.

 

Rompió el silencio el bordonear de una guitarra

Y por sus cuerdas el dolor pasó llorando,

Y una voz que la pena desgarra

Cantó de este modo su cruel dolor:

Yo te bendigo pese al daño que me has hecho

Aunque otros brazos te acaricien y te abracen,

Pues el rencor no ha cabido en el pecho

Que un día llenaste de luz y de amor.

 

Mas si con dolor llegas a llorar

Al recuerdo del amor que te supe dar,

Piensa que te perdonó mi corazón

Y el alma que por ti sufrió

Te da su bendición.

 

Daba la diana el gallo

Como un reproche a la amorosa bendición,

Ladraba el perro y de un farol

Murió la luz con la canción...

Pero el “Yo te bendigo”

Que desde el fondo de su pecho él arrancó,

De la guitarra al cielo fue

Y en una estrella se escondió...

 

Letra : Juan Andrés Bruno  (Juan Andrés Burone)

Música : Juan de Dios Filiberto  (Oscar Juan de Dios Filiberto)

 

Grabado por Carlos Gardel con guitarras. (sello Odeón Nº 18.157, en 1925)

Grabado por la orquesta de Juan D´Arienzo con la voz de Héctor Millán.

 

                       

AtrásMenú Principal