Y NO TENÉS PERDÓN

 

 

 

Soporté lo más que pude, la mentira de tus besos

Y callando mi tormento, mi amargura y mi rencor,

Yo fingí que te creía, que por vos estaba ciego

Sin embargo yo sabía, la miseria de tu amor.

 

Te di tiempo, mucho tiempo, para ver si vos cambiabas

Te encontrabas tan segura en tu engaño y tu traición,

Que yo tuve que decirte lo que vos no confesabas

Y poner en descubierto tu cobarde corazón.

 

Todavía...

Con las manos apretadas

Me pedís desesperada

Que te tenga compasión.

Todavía...

Me pedís que olvide todo

Que no mate de este modo

Tu amargado corazón...

¡Te das cuenta!

Ya no estoy desesperado

No me ves cómo he cambiado

¡Y que no tenés perdón!.

 

Yo viví hasta el martirio la amargura de tu engaño

Y mis noches fueron largas entre insomnios y dolor,

Cada día era un delirio salpicado por tu daño

Y he vivido soportando lo más malo por tu amor.

 

Pero hoy, que estoy salvado del embrujo de tus ojos

Frente a frente y ya sin miedo te confieso sin rencor,

Que de vos nada me importa, ni maldigo ni te quiero

Ya que nada, nada existe, de común entre los dos...

 

Letra y música : Sara Rainer, Floreal Ruiz y Francisco Rotundo

 

Grabado por la orquesta de Francisco Rotundo con la voz de Floreal Ruiz. (12–01–1955)

Grabado por Alberto Morán con el acompañamiento de la orquesta de Armando Cupo (sello Pampa N° 14.148)

 

                       

AtrásMenú Principal