VIEJO MÍO

 

 

 

Se han cantado muchos tangos, milongas y otras canciones

Dedicadas a la madre, a la barra y al café,

A la piba fabriquera, para la fosforerita

Y la pobre milonguita, que rodó hasta el cabaret.

Se han cantado muchos tangos, pero nadie humildemente

De cantarle un tango al viejo, de eso nadie se acordó,

Por eso yo voy a hacerlo, ¡Eso sí!... decentemente

Porque yo quiero a mi viejo, con todo mi corazón.

 

Viejo mío...

Porque yo te quiero tanto

Este tango que te canto

Viejo mío... es para vos.

Y si alguno sin quererlo

Sin querer te echó al olvido,

Yo, papá, nunca he podido

Te llevo en mi corazón.

Viejo mío...

Es tu hijo el que te canta

Y al oír en mi garganta

Este tango para vos...

Irás temblando a la pieza

Abrazarás a la vieja...

Y llorarás como yo...

 

De purrete fui travieso, más revuelto que un ovillo

Vos supiste aconsejarme, hacerme hombre de verdad,

Aún guardo recuerdos tuyos, el del primer cigarrillo

Que fumé con tu permiso, veinte años... ¿Te acordás?

Cuando al fin ya me dejaste, salir solo y sin reproches

Y mamá te protestaba que me debía quedar...

Cuando aquella mujercita, llenó de pena mi alma

Vos, con tu sabia experiencia, me supiste aconsejar.

 

Coda:

Porque yo te quiero tanto

Este tango que te canto

Viejo mío... es para vos...

 

Letra Carlos Lucero

Música : Ángel Condercuri  (Ángel Félix Condercuri)

 

Grabado por Rodolfo Lesica con acompañamiento de orquesta.

 

                       

AtrásMenú Principal