Llegaste como un rayo deslumbrante de luz...

Yo andaba por el mundo sin amor ni quietud,

¡Mis ansias ya se habían refugiado

entre las ruinas de mi pasado!

Traías en tus ojos... en tus labios... tu voz...

La cálida promesa de un destino mejor,

Mis manos y tus manos se encontraron

¡Y nuevamente palpitó mi corazón!

 

Tú...

Con la magia de tu amor y tu bondad,

Tú...

Me enseñaste a sonreír y a perdonar.

Ves...

Yo era un grito de rencor

En el trágico final

De mi desesperación...

Ves...

Todo aquello se esfumó

Como brumas en el mar

Al llegar la luz del sol...

Tú...

Milagrosa musiquita de cristal,

Tú...

¡Me enseñaste a sonreír y a perdonar!

 

Qué tristes eran todos mis momentos sin ti...

Me ahogaba la tortura de rodar sin morir,

¡Cansado de mis penas y mi hastío

y de esos viejos recuerdos míos!

Tus besos... tu ternura... tu emoción y tu fe

Hicieron el milagro de borrar el ayer,

Aquel lejano ayer ensombrecido

¡Que nunca, nunca... nunca más ha de volver!

 

Letra : José María Contursi

Música : José Dames

 

Grabado por Roberto Goyeneche con el acompañamiento de la orquesta de Raúl Garello.

 

                       

A “Letras   A “Autor    Menú Principal