TRISTEZA

 

 

 

¿Por qué volvió el otoño con su rumor de penas?

¿Por qué? Si estaba alegre mi pobre corazón,

Nada me recordaba su amor... pero el otoño

Me envuelve en el suplicio de la recordación.

¿Por qué, si yo no quiero vivir desesperado?

Igual que aquella noche, buscando en el alcohol,

Las fuerzas que me faltan para olvidar sus besos

Y toda la tristeza que me dejó su adiós.

 

Tristeza de estar solo y recordarla...

Tristeza de mi vida sin su amor,

Y ver mi corazón encadenado

En esta cruel espera... y sin razón.

Tristeza de saberla en otros brazos

Rendida de ternura y de pasión,

Y yo esperando así, ¡Como un esclavo!

Sin alcanzar la gloria de su amor.

 

Yo pude entre mis brazos amarla con delirio

Como hacen tantos hombres mendigos del amor,

Pero no tuve fuerzas para besar su boca

Y en cambio de cariño, sentir su compasión.

Por eso es que una noche le dije francamente

¡Por qué seguir viviendo un imposible amor!

Y ella se fue en silencio, dejándome en el alma

La angustia y la tristeza de mi desolación.

 

Letra : Carlos Rebeiro

 

(Presentado en el Concurso de Canciones, año 1957)

 

 

AtrásMenú Principal