TRISTE DESTINO

 

 

 

Vuelvo vencido de la trágica Siberia,

El alma herida y el corazón helado,

Yugo de látigo por ley

Hambre y dolor, código cruel

Mi mustia carne han lacerado.

 

Voy por las calles de Moscú, triste y errante

No puedo ver porque la nieve me ha cegado,

Del dulce hogar queda una cruz

Lloran mis ojos ya sin luz

Ante el destino despiadado.

 

Vodka beberé

Vodka, hasta matar,

El frío cruel y maldito

Que me aturde cual un grito

De negro espectro abismal.

Vodka, sírvanme

Vodka, por favor,

Que rondan lobos hambrientos

Sus aullidos hoy los siento

En mi helado corazón.

 

Vieja taberna, tu refugio placentero

Buscando vuelve mi pobre alma atormentada,

Y en tus rumores ya no están,

La inconfundible voz de Iván

Y otros queridos camaradas.

 

Triste responso oigo que tocan balalaikas

Por los despojos de mi vida trashumante,

En esta noche ya sin fin

Será macabro mi festín

Taberna gris del caminante.

 

Vodka, beberé

Vodka, hasta matar

El frío cruel y maldito

Que me aturde cual un grito

De negro espectro abismal.

Vodka sírvanme

Vodka, por favor

Que cuando al fin quede inerte

Con la troika de la muerte

Viajaré al reino de Dios.

 

Letra : Antonio Esteban Tello

Música : Agustín Magaldi

 

Grabado por la orquesta de Alfredo Gobbi con la voz de Alfredo del Río.

 

                       

AtrásMenú Principal