TODO UN SUEÑO

(vals)

 

 

Qué culpa yo tengo, de llevar adentro

El calor del beso que me dan tus labios.

Que en mis noches tristes, cuando estoy durmiendo

De continuo siga contigo soñando.

Qué culpa yo tengo, de que te ame tanto

De que entre mis brazos ceñida te tenga,

Que sobre tu frente, yo apoye mis sienes

Como sueño siempre cuando estoy durmiendo.

 

Por ello ya ni duermo

En mi delirio preso,

Porque cuando me acuesto

Aquel recuerdo ameno,

Aquel que llevo adentro,

Del cáliz de tus besos

Es la visión constante

Del sueño que yo tengo.

Cuando en las horas lentas

Cuando en la luz primera,

Cuando de noche a solas

Estés pensando en mí,

Recuerda que a esa hora

Mi lira de poeta

De puro soñadora

También vela por ti.

 

¡Oh, miel de mi vida! Que en mis sueños dejas

Que libe del néctar de tu amor tan caro,

Que te bese siempre cuando estás despierta

Cuando estás dormida, que vele a tu lado.

Qué culpa yo tengo, Dios mío, por eso

De que tú me digas en mis sueños vanos:

“No sufras, no llores, que nunca se es viejo

cuando se ama, como tú vives amando...”

 

Letra : José María Pérez

Música : Manuel Collazos

 

                 

AtrásMenú Principal