TEMBLANDO

(vals)

 

 

Linda estaba la tarde que la vide

El patio de su rancho acomodando,

Y aunque guapo pa´ todo me sentía

No pude hablarla y me quedé temblando.

Estaba como nunca la había visto

Vestido livianito de zaraza,

Con el pelo volcao sobre los hombros

Era una virgen que encontré en la casa.

 

Ni ella, ni yo, ninguno dijo nada

Con sus ojazos me siguió quemando,

Dejó la escoba que tenía en la mano

Me quiso hablar y se quedó temblando.

Era el recuerdo del amor primero

Amor nacido en nuestra edad temprana,

Como esas flores rústicas del campo

Que nacen de la noche a la mañana.

 

Amor que estaba oculto en los adobes

De su rancho paterno tan sencillo,

Y en la corteza del ombú del patio

Escrito con la punta del cuchillo.

Me di güelta, pisando despacito

Como quien desconfía de una trampa,

Envolviendo recuerdos y emociones

Entre las listas de mi poncho pampa.

 

No sé qué me pasó... Monté a caballo

Y salí galopiando a rienda suelta,

Con todos los recuerdos y emociones

Que en las listas del poncho saqué envueltas.

Linda estaba la tarde en que la vide

El patio de su rancho acomodando,

Y aunque guapo pa´ todo me sentía

No pude hablarla y me quedé temblando...

 

Letra : “Charrúa”  (Gualberto Gustavo Márquez)

Música : Alberto Hilarión Acuña

 

Grabado por la orquesta de Aníbal Troilo con la voz de Francisco Fiorentino. (sello RCA, 30-03-1944)

 

 

AtrásMenú Principal