¡QUE ME JUZGUE DIOS!

 

 

 

No me besarás, ni perdonarás

Yo lo sé muy bien, que nunca más.

No quiero que sufras pensando que ayer

Mi boca a otra boca besara también.

No me quieras mal por lo que pequé

Piensa que hay un Dios que juzgará,

Y acaso, porque sos buena, ya me condene

A quererte así.

 

Bésame...

Necesito el calor de tu boca.

Bésame...

Que preciso otra vez tu cariño.

Tanto sufrir, comprendo, te ha cambiado

Y no podés creer que vuelva avergonzado.

Bésame...

Como ayer me besaba tu boca.

Bésame...

Con aquella pasión que fue loca.

Si no merezco tu perdón

Aunque te entregue el corazón

Prefiero entonces... que me juzgue Dios.

 

Ya no me querrás, ni perdonarás

Hoy puede la angustia más que tú.

No quiero que sufras pensando que ayer

Mi boca a otra boca besara también.

Debes comprender y reconocer

Que puedes pecar como yo pequé,

Y acaso yo te perdone

Si arrepentida, sé que llorás.

 

Letra : Raúl Augusto Gramajo

Música : Leopoldo Federico

 

 

AtrásMenú Principal