QUÉ FÁCIL ES DECIR

 

 

 

Yo sé que es duro desafiar al corazón

Cuando se ciega y se encapricha en un querer,

Y que es en vano matar con reflexión

Todo el sentir del hombre o la mujer.

Yo me formé en la escuela del dolor

Y ante la vida también supe reír,

Una y mil veces fui herido por amor

Una y mil veces también por ser feliz.

 

Qué fácil es decir: ¡Dejala!

Qué fácil es decir: que es mala,

Pero es preciso saber

Si es que ha sabido querer

El que te grita: ¡Olvidala!

 

Porque la eterna cuestión

Es que el pobre corazón,

La quiere buena, traidora,

Mala, fiel o pecadora

Aunque sea su perdición.

 

El que hoy se ríe de quien por un amor

Vive arrastrando su carga de pesar,

Mañana puede sufrir, puede llorar

Y ser mendigo también de una pasión.

Por eso es vano alardear tanto valor

De ser muy hombre o sentirse muy mujer,

Porque es inútil luchar contra el amor

Que es una fuerza imposible de vencer.

 

Letra : Tabanillo ó Rubén Fernández de Olivera  (Rubén Nicolás Fernández Barbiery)

Música : Rodolfo Sciammarella  (Rodolfo Pascual Sciammarella)

 

Grabado por Roberto Goyeneche con el acompañamiento de la orquesta de Armando Pontier.

 

                       

AtrásMenú Principal