QUE CAMINE SOLA

(Maldición)

 

 

Mil lobos hambrientos rodeen su casa

Una noche fría sin luna en los cielos,

Por haber mentido, se quede sin habla

Sus ojos traidores, que se queden ciegos.

Que ella quiera tanto como la he querido

Como fui engañado que engañada sea,

Que no tenga lumbre, cuando tenga frío

Que no tenga nada, de lo que ella quiera.

 

Que un día su mano golpee mi puerta

Y que una limosna me pida llorando,

Que sobre una acera nevada y desierta

La encuentre caída sin nadie a su lado.

Que al verla, se asusten y corran los niños

Le ladren los perros, que nadie la quiera,

Que ya nunca sepa lo que es un cariño

Que junto a mi puerta un día se muera.

 

Que camine sola, como yo camino

Que vaya vestida de luto hasta el fin,

Que sea tan negro desde hoy su destino

Que ya nunca sepa lo que es sonreír.

Buscando una fuente, que caiga extenuada

Que seca la encuentre al ir a beber,

Que sólo zarzales vean sus miradas

Ni un árbol encuentre que sombra le de.

 

Letra : Francisco García De Val  (SGAE)

Música : Cristóbal Ramos

 

Grabado por Héctor Mauré con acompañamiento de orquesta. (sello Odeón, 10-07-1958)

 

 

AtrásMenú Principal