LECHUZA

 

 

 

Pálido, triste, maltrecho,

Un andrajo parecía,

Llegó cuando anochecía

Al barrio, buscando techo.

¡Quién sabe, dentro del pecho,

qué tragedia le mordía!

Que cayó al pie del balcón

Manoteando el corazón,

“¡Lechuza!”, por su mal

Oyó que cantaban tras el ventanal.

 

Como un graznido

Que el aire cruza

Ahí va Lechuza

Rumbo al olvido.

Su vida ha sido

Triste y sombría

Cual la agonía

Que arrastrando va.

Su muchachada

De rompe y raja

Se fue a baraja

Ya derrotada.

Hoy su barriada

Cambió de traje

Y el malevaje

Trabajando está.

 

Cuando apuntó el día nuevo

Ya estaba echada su suerte,

Lo halló, desangrado, inerte,

Un botón que iba al relevo.

¡Era el último malevo

que se va rumbo a la muerte!

Y cayó al pie del balcón

Manoteando el corazón,

Y al oír la cruz fatal

Lechuza besaba la cruz de su puñal.

 

Letra : Alfredo Navarrine

Música : Julio Navarrine  (Julio Plácido Navarrine)

 

Grabado por Carlos Gardel con guitarras. (sello Odeón N° 18.245)

 

 

AtrásMenú Principal